Relatos y cuentos

¿Por qué cuentos y relatos? La respuesta sencilla es porque son fáciles de escribir. ¿En realidad es así? Pues no, en lo más mínimo. Escribir un cuento o un relato no es algo sencillo. Hay que tener la capacidad de poder describir, en pocos párrafos, las sensaciones del personaje, el poder de sintetizar situaciones complejas. No digo que escribir una obra extensa, como una novela, sea sencillo, claro que no, pero el grado de descripción es mucho más amplio. Permite jugar con el ordenamiento de sucesos de otra forma.

Por otro lado, cuando no sos un escritor a tiempo completo, el cuento o el relato son la mejor opción para escribir, pues no requiere mucho tiempo, si se tiene una idea clara. Luego su corrección o edición, aunque puede llevar más tiempo de lo que se demoró en escribirlo, sigue siendo sencilla. A su vez, permite describir situaciones cotidianas de forma vívida, sin necesidad de explayarse, corriendo el riesgo al hacerlo, de perder el impacto de lo que se quiere describir.

En esta sección hallarás todas las cosas que haya escrito y que divido en tres géneros: Fantasía, terror y realismo. ¿A qué me refiero con cada uno? En el género de fantasía englobo todo texto que es fantasía pura (como yo considero a cuentos con dragones, elfos, etc) o a cuentos con contenido fantástico, o como también se lo conoce, de realismo fantástico. En los textos que catalogo como terror, encontrarás textos, que son más recientes, pues es un género que he decidido explorar de grande, homenajeando a grandes escritores, entre ellos a H. P. Lovecraft. Son textos densos, obscuros, que pueden referir a cosas cotidianas, como la muerte, o tener el elemento de seres extraños, que intento sean lo más originales posibles. Por último, encontramos el género que denomino realismo. En este enmarco todos los textos con contenido reflexivo hacia la condición humana y que, en muchos casos, toman como idea central la crítica a la sociedad, cualquiera sea el punto de vista que se les ocurra.